Javier Escaño Manzano-65

Javier Escaño Manzano 

Es Ingeniero Industrial de la Universidad de Buenos Aires, posgrado en Estudios de Impacto Ambiental. Vivió y trabajó en Brasil, España y Sudáfrica donde desarrolló especialmente sus habilidades de adaptación a distintos escenarios. Participó de startups en el ámbito público y privado y actualmente conduce su último emprendimiento, engAULA.com donde capacitan online a personas en contenidos ingenieriles y entrenan por toma de decisiones en realidad virtual.

Edad: 33

Año en que participaste: 2000-2002

Programas recibidos:

  • La Compañía Abierta en dos ocasiones, la primera comercializamos jabón líquido, yo fui VP Producción.
  • La Compañía Abierta digital. Fue la primera compañía digital de Junior Argentina, con sponsor propio Microsoft, yo fui el presidente.
  • Socios por 1 día.
  • El Foro Internacional de Emprendedores en Córdoba.

Tu principal desafío para 2016: Consolidar y expandir mi actual emprendimiento engAULA.com

¿Qué beneficios a corto plazo crees que te aportó tu paso por La Compañía? Elegir mi carrera universitaria y abrir mi cabeza al mundo emprendedor.

¿Qué rol desempeñaste? ¿Qué hicieron y cómo les fue? Yo estudié para Técnico mecánico, y por ello me postulé para VP Producción en la manufactura y comercialización del jabón líquido. Como toda compañía abierta teníamos algunos desafíos más exigentes como no conocernos y no compartir espacio cotidiano, y algunas ventajas como que es mucho más parecida a la vida real, uno debe conseguir resultados a través de equipos de personas que no conocía previamente.

Para cuando hice la segunda Compañía, era el boom de las puntocom y sentí que estaba como para presidirla. Creamos www.interavisos.com. Fue radicalmente distinto a La Compañía tradicional. En ambas ocasiones tuvimos ganancias que son muy difíciles de ver en el mundo real.

¿Hay algo que hayas aprendido que haya tenido especial relevancia para tu vida? Cuando todavía no era técnico mecánico participé de Socios por Un Día. Dije que quería ser ingeniero y compartí una jornada completa con el Director de Chocolates de Terrabusi, un ingeniero industrial. Allí confirmé mi elección.  Quince años más tarde, estoy haciendo crecer mi propio emprendimiento en el mundo digital, pensando en la educación de los próximos 5 años. Siento que todos los días hago lo mismo que hacía en Interavisos: conectar ideas con la tecnología disponible para mejorar la calidad de vida de alguien.

¿Cuáles eran tus intenciones o planes al terminar la secundaria y en qué se relacionaron con los programas recibidos? Cuando terminé la secundaria había dos cosas de las que yo estaba convencido profesionalmente: quería ser ingeniero y quería crear mi propia empresa. Cuando estudié ingeniería aprendí que la misión de los profesionales es mejorar la calidad de vida de la mayor cantidad de personas posible. Por ello hice un posgrado de Estudios de Impacto Ambiental. Y así nació engAULA.com un sitio que lleva educación a personas de una manera más armoniosa con el medio ambiente. Cuando participé del Foro internacional de Emprendedores (FIE) tuve la suerte de ganar la competencia “Comunicarte” y de hacer amigos de toda Latinoamérica que hasta hoy conservo. Eso marcó la génesis de mi emprendimiento que desde el comienzo fue un negocio orientado a llevar ingeniería argentina donde sea necesario.

¿Cuál crees que es el principal valor de JA y sus programas? Ser emprendedor en 2016 está de moda, pero Junior es la escuela que hace más de dos décadas forma a los emprendedores que transforman la realidad todos los días en mayor o menor escala.

Yo terminé mis programas en Junior con una frase en la cabeza: “Sí se puede”.

Una vez, Junior organizó una jornada con un emprendedor llamado Richard Marks en el Hotel Claridge. Fuimos sólo 17 beneficiados con este encuentro. Luego de dos horas de orientarnos sobre nuestras expectativas de vida, nos hizo escribir qué esperábamos de nosotros mismos para un tiempo más tarde en términos profesionales, de familia, como ciudadano, etc. Él conservó esas tareas como resultado del curso. Totalmente olvidado de esa experiencia, un día llegó una carta a mi casa que era un sobre cerrado con lo que yo me había escrito aquel día. Es una sensación shockeante recibir una carta de uno mismo más joven y que llegue por correo y aún mejor confirmar que mis deseos, que me los reservo, se habían cumplido o estaban en camino. Incluso aquellos que ya me parecían ridículos, eran parte de un proceso de madurez.

¿Qué les dirías a los chicos que acaban de pasar por un programa de JA o que lo harán este año? Tengo un amigo que participó de Socios por Un Día. Quería ser veterinario. Junior hizo que compartiera un día entero con el Jefe de veterinaria del Zoo porteño. Alimentaron camellos, analizaron un hipopótamo enfermo y recorrieron juntos las refaccionadas jaulas de leones. Mi amigo volvió convencido que haría un test vocacional, pero que jamás sería veterinario. No era culpa de los camellos ni del hipopótamo. Es simplemente que tuvo la gran oportunidad de que una organización como Junior le facilitara a tiempo una herramienta que hizo que no perdiera un minuto en su vida. Análogamente, quienes tengan la suerte de cursar La Compañía, encontrarán un proceso de aprendizaje y descubrimiento. Personalmente soy de los que opinan que emprendedor se nace, y creo que la Compañía descubre la piedra fundacional de quienes tienen el gen emprendedor. También hay que decirlo, no ser emprendedor, no es malo. Por el contrario, recomiendo a quienes vayan a ingresar a La Compañía descubrir el poder del trabajo en equipo, de cómo se potencian las habilidades personales y de cómo se puede contribuir orgánicamente a alcanzar resultados impensados.  Quienes ya lo hayan vivido, tendrán la enorme ventaja de haber experimentado la vida real, en una intensa aventura de 15 semanas y su desafío será capitalizarlo en su carrera profesional.

Si fuiste alumno de JA en Argentina en estos 25 años y queres sumarte a #HistoriasQueInspiran escribinos a comunicaciones@junior.org.ar

#AprenderAEmprender #InspirandoJóvenes