Todos queremos algo, soñamos, imaginamos y decimos que “un día” o “pronto”, cuando esto o cuando lo otro. Un nuevo trabajo, un trabajo, recibirnos, terminar la tesis, comenzar un emprendimiento, estudiar algo nuevo, ser mejores estudiantes, viajar, ahorrar… tantos planes y sueños como personas estén leyendo estas líneas.

Todos nosotros tenemos hábitos que durante la rutina diaria, reproducimos sin ser conscientes. No todos son malos, pero muchas veces operan en contra de lo que queremos para nosotros.

Aquí te dejamos diez hábitos diarios que te alejan de tus sueños. Empieza identificándolos. Cambia uno, dos… todos. Haz lo que sueñas y que el día a día no te pase por encima.

  1. Dormir a cualquier hora, no descansar lo suficiente, hacerlo de manera intermitente o a deshoras. Necesitas aprovechar cada día, estar bien, despierto y descansado. Cambia tus hábitos de sueño/ vigilia.
  2. No cuidar tu cuerpo, el lugar en dónde habitas y que te permitirá seguir adelante. Agredirlo, forzarlo. Manten una rutina saludable, come bien, duerme, así podrás sentirte bien.
  3. No cuidar tu mente, leer, informarte, ser más y mejor cada día. Investiga, infórmate, aprende sobre los temas que te interesan.
  4. No pensar en el futuro, en lo que quieres, en lo que sueñas, en lo que realmente te haría feliz. Traza metas, haz planes, busca siempre tu felicidad. Nadie lo hará por vos.
  5. No establecer un presupuesto, no prestar atención a los pequeños gastos, derrochar. Comienza mejorando tu economía tal cual está. Sé previsor. Eso te permitirá aprovechar las oportunidades cuando se presenten.
  6. No cuidar tu entorno, no elegir a los amigos, no rodearte de gente que te aliente y enseñe. Algunas personas pueden ayudarte a alcanzar tus sueños, piensa bien quiénes son, busca aliados, mentores y personas que te hagan cada día mejor.
  7. Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, ver demasiada televisión, perder parte de tu día en las redes sociales. Tu tiempo vale oro, especialmente para vos. Establece metas para cada día, pequeñas acciones que te hagan sentir que hiciste un paso adelante.
  8. Temer… permanecer ahí donde estás porque es más fácil, más cómodo, más seguro. Aventurate, ahí afuera está todo lo que queres. Las oportunidades esperan a quiénes se atrevan a ir por ellas.
  9. No hacer preguntas, no ser curioso, no interesarse por las cosas o las personas. Las oportunidades podrían pasarte frente a la nariz.
  10. No confiar en vos mismo, buscar excusas y justificaciones, lamentarte. Cree en vos y en tus capacidades, pero sé consciente de que lograr lo que te propongas requerirá que des lo mejor de vos.